Alto a la defensa

Por: Gisela Hengl

La defensa es una respuesta automática de protección que usas cuando te sientes amenazado y en peligro. Si quieres terminar la guerra dentro de ti, no importa lo que alguien más diga. Deja de defenderte. Encuentra tu propio poder al no oponerte. Byron katie dice, el que se defiende inicia la guerra. 

Observa y encuentra en tus respuestas agresivas la negación de tu impotencia. No todo lo puedes y no todo lo tienes que poder. En tus repuestas sumisas encuentra la negación de tu rabia. En tus respuestas de retraimiento encuentra la negación de tu sentir o la negación de tu dolor.

Amo que no tengo que poder todo, gracias por reconocer mi rabia, lamento retraerme. Si no aplica esta forma de balancear la dualidad de tu forma de pensar: intenta encontrar la paz en pensar lo siguiente: Lamento no lamentarlo. Amo no amarlo. Gracias por no agradecerlo.