Conciencia

Por: Gisela Hengl

Sentado en las rocas

Como adultos, el buscar amor, admiración y aprobación se ha vuelto parte de nuestra naturaleza. Es difícil tomar conciencia de qué tanto espacio ocupa en nuestra mente.

Por lo general, intentamos controlar lo incontrolable, te invito a sólo darte cuenta. Cada vez que quieres que una persona o una situación debería ser diferente de lo que es, estás queriendo controlar lo incontrolable. Reflexiona: ¿qué piensas en esos momentos?

 

Cuando tus pensamientos se apoderan de ti, ya no hay conciencia. Al darte cuenta, el resultado inmediato es estrés y ansiedad. Reconocerlo es el primer paso.

"El cambio no es buscar cambiar el hecho, sino transformar la percepción del mismo."  Puedes transformar tu forma de pensar en relación a cualquier situación y entrar en la dimensión sobre la que sí tienes control: tu interior.

La transformación está en tu experiencia, no en el análisis.