Cuando crees que tu día va mal

Por: Gisela Hengl

Inspirado por los Monjes de Shaolín, y por Jerzy May.

Cuando te das cuenta que parece que tu día va mal, no hagas nada, no maldigas ese momento, ni desees que ya se acabe. Detente y dirige tu atención a tu respiración. Llena tus pulmones, tu vientre y todo tu cuerpo, con el aire de tu respiración, mantente derecho, aquiétate, Y no hagas nada, no pienses nada. Exhala lentamente y con conciencia vuelve a inhalar.

El gran secreto de la vida , es que no podemos captar cuanto tiempo dure, no conocemos cuando inicie ni cuando termine. La vida no se mide ni en días, ni en el hoy, ni en el mañana, ni en horas, ni en minutos, no podemos describir el tiempo que nos queda.

Cada respiración únicamente nos promete una siguiente respiración, y nada más………

 

Y tú, estás pensando en mañana, Y crees que todo va a ser diferente, pero, ¿qué pasa si mañana no es diferente? Y tú perdiste miles de momentos felices regalándolos.

Si tú crees que mañana puede ser diferente y mejor, porque no desde hoy y porque no en este momento. Si se puede cada instante es aquello en lo que tú lo conviertes, Y aunque hay un momento en el que no sucede lo que tu deseas atraviésalo pon tu atention en tu  respiracion  y no destruyas todo tu día…….

 

En esos momentos cuando crees que ya se echó a perder tu día, detente, no hagas nada, aquiétate, no pienses,  mantente derecho y observa tu respiración Y agradece que estás vivo.