Empodérate

Por: Gisela Hengl

El poder personal viene desde adentro, no impone ni se somete. Cuando hemos encontrado nuestro poder personal y actuamos desde este lugar, hay perfección en nuestras acciones, nos sentimos fuertes y vulnerables a la vez. El poder personal no es abusivo, sino que nos permite explorar nuestra fuerza, nuestra voluntad, nos ayuda a tomar riesgos.

La falta de auto estima, la profunda vergüenza de no valer (profundamente arraigada en nuestro subconsciente) hace que por fuera aparentemos superioridad y control, pero por dentro no nos sentimos del todo bien. Nuestro estómago se hace duro, una sensación de no poder respirar. Una señal clara son las respuestas rápidas y defensivas, son información que nos indica que no estamos actuando desde nuestro poder personal.

¿Cómo aprender a actuar desde nuestro poder personal?

Muévete, libera energía, camina, corre, haz yoga y sigue conociéndote desde la raíz. (Pensamiento- sentimiento- acción- resultado)