Fuerza interior

Por: Gisela Hengl

Inspirado por los Monjes de Shaolín, y por Jerzy May.

Cuando te encuentres sin fuerza, primero no hagas nada, aquiétate, donde sea que estés, y pon tu atención en tu respiración.

Inhala y llena de aire tus pulmones y tu vientre, llenando todo tu cuerpo con tu respiración, ponte derecho y no pienses, aquiétate. Ahora, exhala lentamente, y con atención plena, vuelve a inhalar. Date cuenta de que todo el poder, toda la fuerza ya existen en tu interior. La fuerza de todo el universo viene desde tu interior. Es una ley de vida, ningún ser puede encontrar la fuerza en el exterior.

 

Ninguna planta, ningún animal, ningún ser humano, ni tú. Nadie te puede dar ni quitar esta fuerza, a menos que tú mismo te la niegues. Eres tan fuerte como tú mismo eliges ser, o como tú mismo crees ser. Levántate como una flor que busca el sol y date cuenta de tu energía; siente la fuerza en ti, no hay nada que no puedas alcanzar, no hay nada que no puedas lograr y no hay nada que temer, ni nadie a quien tenerle miedo, mientras te atrevas a vivir desde tu fuerza interior.

 

Libre de vivir en función a alguien y libre de que alguien viva en función a ti.