No controles

Por: Gisela Hengl

Es muy importante entender que cuando temes a la pérdida, a la muerte, a la guerra, al terrorismo o al cambio, estás dando a otros la habilidad de controlarte basándose en esos temores. Cuando peleas contra la pobreza o el racismo, por las relaciones o por tu libertad, estás intentando reprimir exteriormente lo que ha sido puesto ante ti para ser superado internamente. Estas situaciones son el reflejo de tus temores internos, por esto que es tan importante anteponer el amor al miedo.

Ama aquello que esta a tu lado, pero especialmente a los que están en contra tuya. No mires a tus miedos como una amenaza, en su lugar, entiende que este mundo material es sólo una manifestación de amor o temor de tu conciencia. Es tan simple como eso, si quieres entender cuáles son tus temores internos, analiza tus ambiciones y tus inhibiciones. No hay que pelear, sólo hay que amar.

Amo lo que es ¿y ahora qué hago? Sigue haciendo lo mismo y hazlo desde el corazón. Ve con el ojo del corazón y observa la transformación de lo observado. Puedes entrar a una habitación llena de oscuridad y al encender una pequeña vela, la ausencia de luz huye instantáneamente.