Tú, Yo y Tu Ello

Por: Gisela Hengl

Tu YO verdadero está más allá del ELLO, es infinito, ilimitado, expansivo, es lo que ERES, es tu SER, es tu ESENCIA.

 

Tu YO verdadero es la presencia más allá del nacimiento y de la muerte, es la luz de 100 mil millones de Soles, es la profunda paz que no cambia, es la que es inamovible y es lo que te está esperando que regreses, es lo que siempre está presente.

 

Ninguna experiencia humana, ningún pensamiento que te creas puede perturbar el río de luz que eres en ESENCIA. Vive desde el silencio de tu YO verdadero, fluyendo y fluyendo en anillos de SER cada vez más amplios.

 

El ELLO, lo que crees que eras, busca en el ELLO lo que solo en el YO encuentra.

 

El ELLO, lo que crees que eres, siente el auch y experimenta lo que cree.

 

El ELLO, lo que crees que eres, vive separado de la vida y de la presencia.

 

El ELLO, lo que crees que eres, siente y actúa en consecuencia a lo que cree.

 

El ELLO, lo que crees que eres, no es personal.

 

El ELLO, lo que crees que eres, opina, compara y quiere hacer las cosas bien.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que tiene que relajarse, mejorarse, defenderse.

 

El ELLO, lo que crees que eras, esta muerto en vida, desconectado de la realidad y de lo que es.

 

El ELLO, lo que crees que eras, está en la guerra con lo que cree que es.

 

El ELLO, lo que crees que eres, está en desencuentro con otros ELLOS que el ELLO cree que existen.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que puede resolver dentro del ELLO su propio drama.

 

El ELLO, lo que crees que eres, es el profundo olvido de la verdad.

 

El ELLO, lo que crees que eres, es un engaño, una MENTIRA.

 

Es el ELLO que sufre. Es el ELLO que da nombre a las cosas.

 

Es el ELLO que cree que tiene EGO, y cree que si no lo tuviera, todo estaría bien.

 

Tu YO verdadero, confía, experimenta y se mueve y fluye libre de miedo.

 

El ELLO, lo que crees que eres, desconfía, controla, duda y analiza.

 

Tu YO verdadero es la dicha y la felicidad sin causa.

 

El ELLO, lo que crees que eres, vive en el deber ser.

 

El ELLO, lo que crees que eres, se basa en el miedo.

 

El ELLO, lo que crees que eres, no es real.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que tiene que lograr algo.

 

El ELLO, lo que crees que eres, está perdido en un mundo que no existe.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree saberlo todo y más.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que está ofendido.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que tiene que perfeccionarse, analizarse y auto realizarse.

 

El ELLO, lo que crees que eres, se resiste a indagarse y transformarse.

 

El ELLO, lo que crees que eres, cree que cumple años, nace y muere.

 

El ELLO, lo que crees que eres, es la ilusión. ¡Los pensamientos son inofensivos, creértelos es el problema, no importa si son positivos o negativos para ti! ¿Quién eres sin creerte lo que crees que eres? ¿Quién eres sin el ello? ¿Quién eres sin tu historia de lo que crees que eres? Aquiétate y experimenta estas preguntas.

 

A pesar de que crees que eres el ELLO y el ELLO te alejan de la conciencia de lo que es, la vida, la conciencia te sigue viviendo, te sigue animando, te sigue respirando, te sigue moviendo y e sigue sosteniendo, eso es así, si te das cuenta o no, estas siendo vivido… Cada instante está sucediendo con o sin la resistencia y/o el permiso del ELLO.